La historia del Ford GT40. ¿Qué hay detrás de Ford vs Ferrari?

LA HISTORIA DE FORD

Henry Ford II, nieto de Henry Ford, tenía, desde principios de los 60s la idea de que, un auto Ford compitiera en Le Mans.
En 1963, Ford escuchó rumores de que Enzo Ferrari estaba interesado en vender Ferrari a Ford Motor Company. Ford gastó varios millones de dólares en auditorías a activos de fábrica de Ferrari y en negociaciones legales, para poner presión a la venta de Ferrari. Ferrari se dio cuenta entonces de que no podía dejar ir la compañía que llevaba su nombre, y puso las cosas difíciles. Ford, enfurecido, dio la orden a su división de carreras de encontrar alguna compañía capaz de crear un auto que pudiera vencer a Ferrari en carreras de larga duración.

Para este fin, Ford comenzó las negociaciones con Lotus, Lola y Cooper, cada una, con una situación distinta: Cooper no tenía experiencia en carreras de GT, y su rendimiento en Fórmula 1 estaba decayendo, Lotus en esa época ya era socio de Ford para su proyecto de las Indy 500 y los ejecutivos de Ford dudaban de la capacidad de Lotus para manejar este nuevo proyecto, además de que insisiteron en que el vehículo debería nombrarse como Lotus-Ford, actitud que se podría ver como una negación amistosa.

Finalmente, la propuesta de Lola fue la escogida debido a que Lola había usado un V8 de Ford en su modelo de motor central Lola Mk 6 (también conocido como Lola GT). El automóvil era uno de los más avanzados bólidos de carreras de su tiempo y tuvo un desempeño notable en Le Mans 1963, aunque no finalizó la carrera y su rendimiento no fue el esperado debido a problemas técnicos. Eric Broadley, propietario y jefe de diseño de Lola Cars, aceptó la propuesta de Ford para realizar una contribución personal de corta duración al proyecto sin involucrar a Lola Cars.

El acuerdo con Broadley incluía una colaboración de un año entre él y Ford, así como la venta de dos chasis del Lola Mk 6 a Ford. Para formar el equipo de desarrollo, Ford también contrató al ex-director del equipo Aston Martin, John Wyer. El ingeniero Roy Lunn de Ford Motor Co. también fue enviado a Inglaterra ya que era el único ingeniero que tenía alguna experiencia con un automóvil de motor central.

EL TRABAJO DE HARLEY COPP

Supervisado por Harley Copp, el equipo comenzó a trabajar en el nuevo automóvil en la fábrica de Lola en Bromley. Hacia finales de 1963, el equipo se mudó a Slough y Ford estableció entonces su filial Ford Advanced Vehicles Ltd, una nueva subsidiaria bajo la dirección de Wyer para administrar el proyecto.

El primer chasis, construido por Abbey Panels of Coventry, se entregó de marzo de 1963, con moldes de fibra de vidrio producidos por Fiber Glass Engineering Ltd de Farnham. El primer “Ford GT”, el GT/101 se presentó en Inglaterra el 1 de abril y poco después se exhibió en Nueva York. El precio de compra del automóvil listo para competir fue de £5,200.

El auto estaba propulsado por el motor 4.2 L del Fairlane con un eje transversal Colotti, el mismo que se usaba en el Lola GT y el Lotus 29 (el mismo que obtuvo un controvertido segundo lugar en las Indy 500 de 1963).

Su historia emblemática, en Le Mans, llegaría años más tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *